Menú

viernes, 15 de septiembre de 2017

Fervor ante la imagen del Santo Cristo





Telde.- El Santo Cristo de Telde se paseó esta noche por las calles del casco histórico de la ciudad acompañado de cientos de devotos que salieron a su encuentro, dejando a su paso una estela de fe y religiosidad.

La piadosa imagen, la efigie cristológica más venerada de la Isla y de un valor incalculable, tanto en su vertiente espiritual como artística, cruzó el dintel de la Basílica bajo un repique de campanas y después de la eucaristía que presidió el obispo de la Diócesis Canariensis, Francisco Cases Andreu.

En la plaza de San Juan fue recibida al filo de las 20.30 horas por cientos de fieles y una comitiva de autoridades municipales, insulares y regionales, encabezada por la alcaldesa Carmen Hernández y el vicepresidente canario, el teldense Pablo Rodríguez que la acompañaron su recorrido procesional. Tampoco quisieron perderse el desfile religioso los consejeros cabildicios Francisco Trujillo y Felipe Afonso El Jaber, o el comisario del Cuerpo Nacional de Policía en Telde, Jesús García Aller, quien completó el recorrido junto al subinspector Juan Antonio Batista, mando de la Policía Local de Telde.
El Santo Cristo lució para la ocasión un arreglo floral confeccionado por el florista Segundo Amador a base de de lirios y rosas blancas, anturios rojos y orquídeas en tonos blancos y malvas. Como novedad este año, dos ángeles antiguos, que normalmente adornan el retablo gótico-flamenco de la Basílica, arroparon a la imagen a ambos lados del trono.

Como ya es habitual, dos agentes de gala de la Policía Local escoltaron a la imagen durante su periplo por el conjunto histórico-artístico de San Juan, que discurrió a los sones de la Banda Municipal de Música de Telde y de la Agrupación Musical La Salle de Agüimes, que se fueron alternando en el trayecto.

Varios cantadores le dedicaron sentidas malagueñas al Santo Cristo desde viviendas y balcones, desde los que también se lanzaron petaladas.

Tras cerca de hora y media de recorrido, el también llamado Cristo de las Misericordias, volvió a su templo, en donde entró entre aplausos, el tañido de las campanas y una traca de fuegos artificiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario