Menú

lunes, 8 de octubre de 2018

Francisco Artiles: “La calle que llevará mi nombre se la debo a Jesús Calzada Negrín”


Lun, oct 8, 2018 | EN PORTADATELDE | ONDAGUANCHE
5

El ciudadano ejemplar Francisco Artiles Betancor quedará inmortalizado el próximo jueves día 11 de octubre, con la rotulación de una calle que llevará el nombre de Farmacéutico Francisco Artiles Betancor.
Artiles Betancor en una entrevista a Onda Guanche Radio recordó que la propuesta que se materializará el lunes fue del presidente de Vecinos Unidos por Telde, el Policía, Criminólogo y profesor de Seguridad, Jesús Calzada Negrín, a quién siempre se lo agradecerá. Artiles Betancor avanzó a ONDA GUANCHE RADIO en declaraciones que pueden escuchar en formato audio que en el acto institucional el próximo jueves le dedicará la calle a Gloria su mujer, que ha sido su principal apoyo, baluarte y cómplice en una vida de servicio entregada a Telde, en el deporte (ciclismo) en lo social (Club de Leones) y 17 apasionantes años en la vida política donde desempeñó entre otras responsabilidades la de concejal delegado de Sanidad, Bienestar social y Consumo donde nunca cobró un céntimo y por supuesto no tenía ningún asesor.
Sinopsis de la nominación

Francisco Artiles Betancor nace en la Ciudad de Telde, el 6 de diciembre de 1939, en el seno de una acomodada familia del barrio de San Juan. Sus Estudios Primarios los realiza en nuestra Ciudad en las diferentes escuelas de Doña Carmen Castro (La Montañeta), Doña Josefina Cáceres (C/ Calvo Sotelo o Julián Torón), Don José Cabezas (Arauz) y Don Antonio Cruz Quintana (C/ Licenciado Calderín).
Superada la Prueba de Ingreso, pasa a cursar el Bachillerato en el Colegio de los Jesuitas y Claretianos de Las Palmas de Gran Canaria, desarrollando la Selectividad en la Universidad de La Laguna (Tenerife).
Cursa sus Estudios Universitarios de Farmacia en la facultad de la Universidad de Santiago de Compostela, donde se licencia, para posteriormente realizar los propios de Óptica.
Después de realizar el obligado Servio Militar, con la graduación de Alférez de Complemento de Milicias Universitarias, se dedica durante un tiempo a la docencia como Profesor de Física y Química en el Colegio San Gregorio (Telde) y también en el Colegio Jaime Balmes (Tafira-Las Palmas GC).
Casado con Doña Gloria García Santana, es padre de tres excelentes jóvenes, dos de los cuales se han Licenciado en Farmacia y la más pequeña de sus hijas que ultíma por estas fechas los estudios de Óptica.
En su vida dentro de la política, ha sido elegido como Concejal de este Ayuntamiento durante un período de 17 años, durante el cual desempeñó los cargos de Alcalde Accidental, Primer Teniente de Alcalde, Concejal Delegado de Deportes, Playas, Festejos y Tráfico, así como, Concejal Delegado de Bienestar Social, Sanidad y Consumo. Ha sido Presidente Local del Grupo Político del Partido Popular.
La vida en el deporte, le ha llevado a desempeñar cargos como: Vicepresidente del U.D. Telde Club de Fútbol, Presidente del Club de Ciclistas Faycán de Telde y, Presidente y Vicepresidente de la Federación Provincial de Ciclismo.
En la vida profesional, ha ostentado los siguientes cargos: Vocal de Óptica del C.O. Farmacéuticos, Vocal de Ortopedia del C.O. Farmacéuticos, miembro de la Junta de CO.FAR.CA.
En la trayectoria social, ha desempeñado los cargos de Presidente y Vicepresidente de la Sociedad de Instrucción y Recreo “El Casino La Unión”, Presidente de la Comunidad de Aguas “El Cabezote”, Presidente del Club de Leones de Telde, y Vicepresidente de la Cruz Roja de Telde.
Por el desempeño de sus diversas actividades y gestiones, ha sido distinguido con: Socio de Honor de la Sociedad de Instrucción y Recreo “El Casino La Unión” (50 años de socio), Insignia de Oro de CO.FAR.C.A. (40 años de socio), Insignia de Oro de la Asociación Antiguos Alumnos de la Facultad de Farmacia de Santiago de Compostela y ha sido Pregonero de las Fiestas de San Gregorio-2006, en nuestra Ciudad.
A Don Francisco Artiles Betancor (Paco Artiles), le conocemos desde hace algo más de 4 décadas, durante las cuales he observado en su persona virtudes inherentes a su forma de ser: sencillez, cordialidad, amabilidad, honestidad y constancia, entre otras, si bien las adereza en el ámbito íntimo de la amistad con la socarronería y el humor propio de nuestra gente.
Toponimia del lugar
La toponimia “El Goro”, se remonta a los orígenes de las primeras crónicas sobre la población aborigen, en las que Abreu Galindo primero y otros tantos autores más tarde, describen a groso modo la sociedad que encontraron los conquistadores en sus primeras incursiones en los inicios del siglo XV.
En casi todos los textos encontramos que se describe “el goro” como un recinto realizado en piedra seca, de forma circular y con cubierta de vegetales, generalmente usado para guardar los frutos de las cosechas de aquella primaria agricultura de cereales que realizaban los isleños.
Sólo hemos encontrado en un autor la versión de que era un lugar donde se cerraban a las mujeres adúlteras, pero esta versión no nos merece la menor consideración, ya que, en otros textos del mismo autor y en la misma obra se muestra partidario de la ideología político-religiosa predominante en la época que escribió. Si ello lo aderezamos con el espíritu sensacionalista y místico que muestra en diversos capítulos y temas de su obra, preferimos callarnos y no mentar tan siquiera su nombre o el título de la misma.
Su clerical condición y su partidista perspectiva de los hechos, le lleva en innumerables ocasiones a justificar los desatinos cometidos por los conquistadores sobre una población afable, hermosa y pletórica en mansedumbre -como describen los cronistas iniciales- con la victoria de los castellanos sobre un pueblo bárbaro al que había de “cristianizar” a toda costa, aunque como sucediera, fuera mediante su total destrucción.
La Urbanización Industrial El Goro, surge en la segunda mitad de la década de 1960, después de haberse creado otras como las de Bocabarranco, El Maipez y Las Rubiesas, que tuvieron menor aceptación por la deficiencia de la infraestructura viaria que pudiera favorecer su expansión con salida hacia el Norte (muelle) o el Sur (aeropuerto).
Fue el fruto del desatino, de la carrera alocada por crear una fuente de riqueza económico-social que sustituyera a la pérdida del mercado europeo para los productos agrícolas canarios, junto con el fomento de la construcción en torno al turismo –otra fuente de riqueza alternativa- y que propiciaron por su nefasta gestión el fenómeno de la especulación del suelo, la cual revierte en la actualidad en una menguada perspectiva de futuro, recientemente hemos podido comprobar lo endeble de su sostenibilidad, pendiendo en un quebradizo hilo de mercado que siempre se maneja desde fuera, ya que, la oferta propia es muy pobre.
En este lugar existían grandes plantaciones de tomateros que iban desde la antigua Carretera C-812 hasta el mismo litoral marino, que era recorrido por el llamado Camino del Conde en toda la longitud de la costa teldense, de Norte a Sur. Un entramado de carreteras de tierra atravesaban estos cultivos de un lado para otro y de ellos hasta la carretera general. Existían dos grandes propietarios agricultores en la zona Don Eladio Betancor Calderín y Don Esteban Navarro Sánchez, ambos hijos de nuestra Ciudad y grandes benefactores de la misma.
Llegada la década de 1960 se abre la Carretera al Sur (hoy Autovía GC-1), que por aquel entonces era de dos carriles, uno en cada sentido. Su trazado partió casi en su mitad esta gran superficie de Sur a Norte, y posteriormente se urbanizan diversas fincas dando lugar a zonas residenciales e industriales como la que nos ocupa.
De lamentable se pudiera considerar hoy la falta de toma de conciencia por parte de las Autoridades Insulares y Municipales, respecto a la necesidad de crear zonas boscosas que ayuden a amarrar las tierras y evitar que por mor de la falta de cultivos, que al caer lluvias con cierta importancia, se produzcan aluviones que erosionan desfavorablemente el suelo haciéndolo improductivo y desertizándolo, todo ello sin sopesar el peligro que los referidos elementos puedan ocasionar sobre la población o las propiedades que encuentran a su paso.
Si hubiera un mínimo de cariño a la tierra o a su gente, se podrían realizar obras de reforestación en los márgenes de los barrancos, en las laderas no cultivadas y en todos aquellos espacios de arrifes que no tienen condiciones optimas para la agricultura. Se propiciaría el aumento de la pluviosidad que revierte en el nivel freático, se lucharía mejor contra enfermedades de tipo alérgico tan frecuentes en nuestra tierra por efecto de la climatología cada vez más deteriorada y por último –si lo que interesa es hacer negocio- podríamos pensar en unas explotaciones turísticas en torno al campo y la montaña, para reponer un poco el deterioro de las costas.
Tenemos terrenos vacíos de sobra, un clima envidiable, un mar que nos suministra la materia prima para el riego, una cada vez más larga lista de parados y la mejor tierra y gente del mundo. Sólo falta contar con políticos que se comprometan a proyectar desalinizadoras, realizar la infraestructura de elevación de las aguas y poner a la gente a trabajar en algo que revierta en su propio provecho y lo que es mejor aún, en su propia tierra.
Cronología
El 26 de octubre del 2011 el pleno municipal de Telde aprobó por unanimidad rotular una calle con el nombre Farmacéutico Francisco Artiles que se materializará 7 años después, este jueves día 11 de octubre en el polígono industrial de El Goro, a las 13 horas, frente al Restaurante Mi Niño, detrás de CARTISA y MARTÍNEZ CANO.
Escucha la entrevista completa a Francisco Artiles Betancor en el diario digital ONDA GUANCHE, en Telde en Fiestas y en Onda Guanche Radio, FM 89.2.
Fuente, textos y enlaces: Telde Libre Digital, periódico La Provincia, Manuel Ramón Santana y Luis López Sosa.

Escucha a Francisco Artiles en ONDA GUANCHE pulsando sobre este enlace


No hay comentarios:

Publicar un comentario